Curiosidades del casting y el rodaje de la película ‘Crepúsculo’

Todo un fenómeno de masas entre el público adolescente, como también una de las sagas de cine más criticadas de la historia. El que más y el que menos conoce algo sobre Crepúsculo, esa historia de vampiros adolescentes que mezcla el romanticismo con la acción con ciertos toques de melodrama que daban forma al cóctel perfecto para los jóvenes del mundo entero.

Una adaptación de las novelas firmadas por Stephenie Meyer que hizo que los nombres de Kristen Stewart y Robert Pattinson saltaran a la fama al asumir el rol de los personajes principales de los largometrajes. Ella era la cara de Bella Swan, mientras que él encargaba al pálido Edward Cullen, vampiro enamorado de la humana.

 

 

 

 

 

 

Una serie compuesta por un total de 5 películas: Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse, Amanecer primera y segunda parte. Tras su décimo aniversario el pasado 2018, hemos decidido recopilar algunas de las curiosidades más interesantes sobre el casting y el rodaje de este fenómeno. Una de esas sagas que han pasado a la historia por su fama y por el total cruce de opiniones que se generó a partir de su estreno.

 

Curiosidades de Crepúsculo

 

Vamos a quedarnos en la primera película de toda esta saga, la misma que le dio nombre a todo el fenómeno. Sigue leyendo para conocer las curiosidades más interesantes de Crepúsculo:

 

Un rodaje fugaz

Lo habitual a la hora de grabar una película es que se tarden varios meses o incluso años. Los viajes para aprovechar diferentes localizaciones, la necesidad de hacer o rehacer varias escenas, fallos de interpretación y un largo etcétera suelen hacer que se invierta un buen tiempo en esta parte de la producción.

Con Crepúsculo no fue así. El equipo solo necesitó 48 días de rodaje para conseguir grabar la cinta al completo. ¡Ya quisiera el Correcaminos!

 

Su protagonista iba a ser “Superman”

 

No cabe duda de que el papel de Edward Cullen le quedaba como un guante a Robert Pattinson. El intérprete británico, aderezado con ese maquillaje blanco, pasaba perfectamente por un vampiro adolescente. Pero él no era el escogido originalmente.

Buscar a alguien joven era una obsesión para Meyer, por eso descartó a su plan original, el también candidato Henry Cavill, conocido por su papel como Superman en los últimos años. Quien ahora acabará encarnando a Geralt de Rivia pudo haber sido el personaje principal de esta saga, pero vio cómo Pattinson le adelantaba por la derecha al parecer más joven. ¿Salió perdiendo o ganando?

 

Lentillas para todo el reparto

 

Viendo cómo los ojos de los vampiros cambian de color en la película, parece algo normal pensar que fueran necesarias lentillas. Los actores tenían que cambiar para adquirir ese tono amarillento en sus pupilas, como también para llenar todo su ojo de un tono rojizo cuando “despertaba” su sed de sangre.

Pero Kristen también tuvo que ponerse lentillas. La actriz tiene los ojos castaños, y el personaje de Bella los tiene verdes, por lo que no se libró de llevar lentillas durante todas las sesiones de rodaje. ¡Para lucir hay que sufrir!

 

Kristen Stewart logró su papel gracias a su interpretación

 

Seguimos con Kristen Stewart para centrarnos en cómo obtuvo su papel. La actriz ha sido muy criticada por su falta de expresividad en muchas de las escenas de toda la saga Crepúsculo, pero fue precisamente su interpretación lo que encandiló a una Meyer que no dudó en descartar a su anterior candidata.

En un principio, Emily Browning iba a ser la encargada de encarnar a Bella. La actriz y cantante australiana que todos conocen por su papel en American Gods, pudo haber dado vida a la protagonista de toda la saga.

 

Robert Pattinson casi acaba ingresado por una escena

 

En una de muchas escenas, Edward Cullen coge a Bella en brazos para llevarla a un lugar. Una toma tan sencilla como esa, casi pudo hacer que Pattinson acabara hospitalizado. El actor inglés no calculó bien y dio un paso mal, lo que desencadenó una lesión que casi se tradujo en un desgarro muscular en la zona de la rodilla.

Se salvó por los pelos, y eso que pasó 5 meses entrenando con un coach para estar en forma y poder clavar el papel de vampiro con superpoderes. Pero hasta los vampiros se equivocan.

 

La melomanía de Pattinson influyó en Crepúsculo

 

Robert Pattinson, además de actor, es un apasionado de la música. Tanto es así, que la productora no dudó en incluir una de sus interpretaciones en la banda sonora de Crepúsculo para dar ese pequeño “gustazo” al actor.

La escena que tiene lugar en el restaurante de Port Angeles tiene una canción de fondo que fue interpretada por el propio actor, al que más adelante incluso se le ve tocando el piano de forma completamente natural.

¡Y hay mucho más! Desde guiños a portadas de libros, hasta cameos de la propia Meyer o viajes a Oregón para sentirse como un vampiro verdaderamente aislado. Desde luego, puede que Crepúsculo diera pie a muchas críticas, pero es una de las sagas cinematográficas con más curiosidades de la historia.

¿Es posible el sexo entre vampiros?

Debido al éxito sobretodo entre público adolescente de la saga Crepúsculo se supo que se suprimieron algunas escenas de sexo real entre los protagonistas precisamente para que las películas fueran aptas para todos, hubiera significado tirar piedras sobre tu propio tejado pensaron los productores, después de tantos años muchos se siguen preguntando si tendría sentido incluir escenas de sexo en una película cuyos protagonistas son vampiros .., y la pregunta aún tiene su miga, no os parece?

Ojo que no estamos hablando de los típicos videos porno gratis  de www.pornogratisdiario.com por ejemplo que podemos ver todos y cada uno de nosotros, estamos hablando de cómo afrontar el tema y su debate es mas que interesante. De hecho la propia industria de cine para adultos suele aprovechar el estreno en las salas de cine convencional de este tipo de peliculas de vampiros con éxito mundial para producir sus réplicas o versiones porno donde los propios vampiros viven situaciones similares a las orgias que se vivian por ejemplo en las épocas de la antigua Roma.

Cuenta la mitología que los vampiros son seres con un intenso apetito sexual aunque no lo manifiesten abiertamente, es decir, los vampiros poseen una fuerte carga de simbolismo sexual donde curiosamente los famosos colmillos de los vampiros son de invención tardía y puramente literaria, además de que estéticamente son parte inseparable de la iconografía vampírica; sin embargo, pensando en términos prácticos los colmillos afilados son absolutamente inadecuados para la función que se les atribuye. Cabe recordar que la primera aparición de un vampiro con colmillos proviene de la novela gótica: “Varney, el Vampiro o el festín de sangre” publicada en 1840.

¿Cuál es el proceder del vampiro? En los libros el vampiro primero seduce, somete a su víctima psicológicamente y luego es cuando se alimenta, somete de tal manera a su víctima que siempre nos da la impresión de que es la víctima la que se entrega apasionada a la mordedura del vampiro, verdad? es una especie de danza de seducción muy relacionada con el sexo, la entrega de la víctima es absoluta sin ofrecer la menor resistencia y es aquí justamente donde encontramos el primer paralelismo sexual, las ganas de satisfacer su deseo, es tal la fuerza del vampiro que la sangre no deja de ser algo mas del ritual de seducción de la víctima.

El hombre como el vampiro busca seducir, conquistar las resistencias femeninas desde la astucia, la inteligencia y la seducción, en realidad hombre y vampiro actúan de la misma manera y su único fin es que la mujer se acabe entregando a sus deseos, no obstante, el sexo sigue siendo un motivo central de sus leyendas, pero sus símbolos son menos comparables con nuestro comportamiento durante el cortejo. También es interesante recalcar la diferencia entre el vampiro norte americano y el europeo de las novelas, destacamos que el europeo son mas sanguinarios, insaciables, monstruosos y para nada seductores la verdad, pero por qué? por sus diferentes características y la principal era y es como un aguijón situado debajo de la lengua y en segundo lugar poseían dos agudos incisivos unidos en la parte frontal de la boca cuya función consistía en penetrar la piel de la víctima en una superficie abarcable para la succión posterior, resumiendo, el aguijón debajo de la lengua tenía dos funciones; desgarrar la piel y el músculo de la víctima, ya que los vampiros de la tradición no sólo saciaban su apetito con sangre.

¿Cómo se detenía a un vampiro? ¿era posible escapar de ellos? es cierto el mito del ajo? las primeras menciones al ajo como remedio anti vampiros datan de la edad media, entonces se colocaban en las puertas de entrada, es decir, en aquellos lugares donde el intruso podía acceder a la vivienda, curiosamente la tarea era ejercida por la mujer fértil de mas edad del hogar durante su periodo, de ahí otra relación vampírica con el sexo. Los vampiros seguirán siendo símbolos del sexo, durante cada época se nos han mostrado con distintos matices pero detrás de esa forma de vestir se refleja nuestros propios deseos inconfesables, no os parece?.

Volviendo al origen de este articulo y queriendo relacionar el sexo con los vampiros y con la saga Crepúsculo nos hacemos eco de las declaraciones de Kristen Stewart: “La escena de sexo de Crepúsculo fue una agonía”, “Hollywood es asquerosamente sexista”, ha dicho. “Es una locura. Es tan ofensivo que es una locura” en declaraciones de The Hollywood Reporter, su compañero de reparto Robert Pattinson aseguró que las escenas de sexo fueron las más difíciles de interpretar por lo que tal vez en la próxima entrega de una película de vampiros el sexo será a través de un teléfono móvil en el cual podrán ver todo tipo de videos porno gratis x y nos evitarán artículos tan profundos como el presente. De hecho estamos seguros de que en los descansos de los rodajes muchos de los actores aprovechaban para mirar este tipo de webs de videos x de calidad en sus teléfonos móviles. No olvidemos que el sexo es vida y es algo completamente natural, una actividad maravillosa con la que todos disfrutamos y somos félices.